El viejo profesor

Retrato de Don Enrique Tierno Galvánicono de ampliación de imagen

El viejo profesor

[ Carbocillo sobre papel – 43 x 30,5 ] Punto Rojo

También te puede interesar

2 comentarios

  1. Pues a mí este retrato me parece de lo más logrado. Hay algo en ese perfil, casi frontal, que hace que le reconozca en la persona que fue, en cómo le conocí y en lo que sujetó sus ideas y su enseñanza. Hombre cultísimo y además cercano, jamás se doblegó y eso dice mucho de la personalidad de alguien y en qué sostiene lo que defiende hasta el final. Hay un libro, que son una especie de memorias, que está narrado con un lenguaje esmerado y literario y con ese toque de ironía que siempre dejaba entre ver. Se titula ‘Cabos sueltos’ y lo recomiendo por lo que se aprende a nivel personal e histórico y por lo bien que lo pasas leyéndolo.
    Un 11 para este retrato, Antonio, muy conseguido y un buen homenaje. Me ha encantado.
    Un abrazo.

  2. Muchas gracias María Jesús. Este retrato lo hice a partir de una foto que rescaté de noviembre de 1983, cuando recorría Madrid con la cámara y me topé con D. Enrique Tierno. Estaba inaugurando unas esculturas en un parque, iba acompañado, entre muchos otros, por María Dolores Pradera.
    Gracias también por la recomendación de «Cabos sueltos«, lo leeré.
    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *